atalho_cronicas
Amor lati(e)n(d)o  
Fabio Andre Silva Reis
13 Jul 2016
Salvador-BA
 
Sin pretensiones, una canción llena el ambiente. De hecho, es una canción bien conocida, pero en aquel momento, sonó de manera diferente, con sabor más picante, con toques de curiosidad y malicia, con labios carnudos y olor a arepa en la parilla. De inmediato, su imagen llena el escenario y trae recuerdos de tiempos pasados, no disfrutados por completo.

En las redes sociales nuestro encuentro gana forma, aunque parezca algo inviable, mera cordialidad entre amigos; tal cual suele ocurrir en todos los encuentros espectaculares.

Quizás por obra divina, como las que solo logran ocurrir en noches frías y lluviosas, nos disponíamos a bailar cada vez más cercanos. A pesar del beso tímido y asustado, la piel ya está en llamas. El aroma es de reencuentro inesperado. Los astros están perfectamente alineados.

Súbitamente, el firmamento desaparece ante el ruidoso sonido de un cataclismo inevitable: una epifanía colorida. Descomponiéndose las fuerzas gravitacionales y los campos energéticos. Súbitamente, estamos delante de fuerzas divinas y energías incontrolables, de sentimientos e ilusiones mezclados, confusos. Adiós, zona de confort! Súbitamente, nos damos cuenta de la grandiosidad de este encuentro de cuerpo y alma.

Equivocase quien imagina que es suficiente relajarse y seguir el flujo, que sería suficiente navegar y seguir distraído por las tibias aguas del amor: fuerza, disciplina y fe son necesarios. Equivocase quien imagina que sería suficiente cerrar los ojos y escuchar el amor como una canción tranquila. No. La melodía del amor demanda un esfuerzo continuo, tenaz y permanente para superar obstáculos, ruborizar los miedos y arriesgarse a lo grande.

El amor es la fuerza del rompimiento y el combustible para reconstruir. Es la necesidad de cambio y también el cambio en si mismo. Es la fuerza destructora y creativa que moldea nuestro futuro. Es la causa y el resultado; es el momento mismo de epifanía y transformación. El amor es ruptura y germinación.

Manzana de Newton y manzana de Adán, el amor es el pecado original que nos hace humanos.